Archivo de la categoría ‘microuniversos’

12 de abril de 2008

Wonder rooms

Gabinete de curiosidades. Fuente: http://microcosms.ihc.ucsb.edu/essays/index.html

En los siglos XVI y XVII aparecieron las Wunderkammer, Wonder rooms o gabinetes de curiosidades. Se trataba de habitaciones en las que se recogían objetos curiosos de todo tipo, a menudo procedentes de las exploraciones y descubrimientos de la época.

En ellas el coleccionista establecía categorías, jerarquías y analogías entre los objetos. Recreando un universo en miniatura, un microuniverso.

A lo largo del SXVIII las Wunderkammer tienden a desaparecer y cobra fuerza un nuevo concepto: el museo. En él pierde importancia el papel del coleccionista, se segrega el conocimiento en disciplinas y se abre al público en general.

El mundo en miniatura de las Wonder rooms ayudaba a comprender la inmensidad del macrocosmos. Gracias a la posesión de objetos y su asimilación se accedía a una representación del mundo que le proporcionaba al coleccionista la sensación de control y poder sobre el inmenso mundo exterior.

El concepto de Wonder room sigue fascinándonos en nuestros días. Existen seguidores de coleccionistas célebres que forman sociedades para descubrir rarezas de todo tipo. Un ejemplo es la sociedad que gira en torno a Athanasius Kircher También artistas como Kiki Smith se han interesado por el término y han tomado prestado el concepto como inspiración para sus instalaciones.

Esa ilusión de control que proviene de descubrir y poseer fragmentos del mundo reside también en muchos artistas outsider que acumulan objetos diversos que a menudo terminan formando parte de sus creaciones. Algunos de ellos son Mary Proctor, Grandma Prisbey, Bodan Litnansky, Gabin Bennet…

Creo que incluso este blog puede responder un poco al mismo principio.

30 de septiembre de 2007

El Imperio de la Esperanza y la Tranquilidad

Gerard Van Lankveld

Gerard Van Lankveld, Monera. Fuente 1 Fuente 2

Gerard_Van_Lankveld

Torre del Imperio, “Monera se encuentra con Gent”, 2005, acrílico sobre cartulina, 60 x 60 cm, colección de la Ciudad de Gent (Bélgica) (Fotografía de P. Kuppens) fuente y fuente 2 fuente 3

En una urbanización de la pequeña ciudad de Gemert (Dinamarca) se oyen repicar unas campanas. No provienen de una iglesia sino de una de las casas de ladrillo en apariencia igual que las otras pero sobre la que se alza una torre de colores.

Es el Imperio de Monera, regentado por Gerard Van Lankveld.

Desde su juventud, Gerard Van Lankveld se ha sentido diferente e incomprendido hasta el punto de necesitar crear su propio Estado, el Imperio de la Esperanza y la Tranquilidad, para combatir el rechazo social y el ridículo.

La bandera de su reino, al que llamará Monera, tiene tres colores: el rojo de la frustración, el blanco de la esperanza e iluminación y el verde de la paz y la tranquilidad.

Entre otras medidas gubernamentales, Van Lankveld bautiza cada año transcurrido con un nombre. Un concepto que resuma los eventos y sentimientos más significativos del mismo. Para ello toma nombres latinos (que según él se ajustan más a la belleza pintoresca de su reino) a los que añade modificaciones para transformarlos en su propio idioma. Considera su lengua materna, el danés, una lengua seca sólo apta para lo negocios.

Se puede ver un vídeo de Van Lankveld dirigido por Josef Devillé aquí

Evadirse de la realidad creando un universo propio es una estrategia de adaptación a la que todos recurrimos cunado nos disgusta el mundo en que vivimos, aunque no solamos ser tan ilustrativos como Van Lankveld. Así surge el concepto de Micronación. La mayoría de estas naciones son “simuladas”, otras pocas son secesionistas. Plataformas petroleras, territorios subterráneos habilitados para el ejército ahora abandonados en el desierto de EEUU, incluso las líneas delimitadoras de las fronteras han sido reclamadas por una pareja de artistas como micronación… Agustín Fernández Mallo habla de ellas en su novela Nocilla Dream.

Si te interesa el tema puedes visitar micronations.net/ e incluso crear tu propia micronación. Otro enlace interesante.

Páginas: 1 2