Entradas con la etiqueta ‘Marguerite Sirvins’

6 de mayo de 2014

“Los trajes y el arte outsider” charla

charla_art_brut_españa por graciela garcía

Dentro del marco de la exposición Arte Expósito, Graciela García charlará sobre “Los trajes y el arte outsider”. El Jueves 8 de Mayo a las 19:30 en la Galería Alegría. Os esperamos!

 

 

20 de junio de 2010

Sobre la colección de l’Art Brut de Lausanne

henry_darger

Henry Darger

En una visita hace dos semanas a la colección de l’Art Brut de Lausanne tuve oportunidad de ver en directo algunas obras que conocía por reproducciones. Las imágenes de los catálogos suelen ser una obra en sí y a veces desmerecen los originales (o los mejoran).

Entre las piezas imposibles de reproducir sin sacrificar la impresión de tenerlas delante están los lienzos de Auguste Lesage. Por alguna razón los colores reales se parecen bastante poco a los colores de las reproducciones, los fondos son más neutros y las gamas más sutiles. Son increíblemente pulcros y simétricos. Sorprende lo grandes que son, en particular el primero que pintó, y están realizados con gran profusión de detalle que se pierde en las copias impresas.

También los dibujos de Anna Zemankova ganan mucho en directo, el trazo del dibujo es tan fuerte que son casi bajorrelieves. Tampoco me imaginaba que el blanco vestido de novia que confeccionó Marguerite Sirvins tendría por detrás botones de hilo de colores.

Por nombrar también alguna pequeña decepción, las obras de Wölfli no me produjeron el efecto que esperaba. Ya había visto algunos de sus dibujos en las exposiciones traídas a Madrid y me habían dejado un poco indiferente. Ver en Lausanne varias de ellas reunidas debería haberme ayudado a meterme en el universo del autor, tan conocido y tan admirado y sin embargo, por alguna razón las obras no me decían nada.

Todo lo contrario me pasó con Henry Darger, que no me había interesado hasta ahora. Nunca me habían interesado los estereotipados dibujos de las niñas Vivian, por lo que no me había fijado en los escenarios con la atención que se merecen. Algunos de ellos tienen un largo desarrollo en el que se da un interesante juego con las escalas y las transiciones entre espacios. Algo parecido me sucedió con Paul Amar, tampoco en su caso había sabido ver más allá del kitsch de las esculturas compuestan con elementos marinos y pintadas con barniz de uñas. Ni siquiera cuando las trajeron al Círculo de Bellas Artes hace unos años. Por el contrario al verlas reunidas en la oscura sala que le dedica el museo de Lausanne, se desvela que en esos teatrillos hay algo más profundo y potente de lo que parece a simple vista. La mayoría estaban presentados dentro de cajas de cristal e iluminados con varias bombillas escondidas entre las conchas de modo que parecían una especie de acuarios con submundos del otro lado del espejo.

Se puede ver un video con algunas de sus obras  aquí.

paul_amar

Paul amar

Fuentes de las imágenes:

Henry Darger
Paul Amar

2 de septiembre de 2008

Creación textil en confinamiento

Leyendo el post del blog La Taberna del Mar sobre Marguerite Sirvins había sentido curiosidad por conocer las piezas creativas que había hecho esta mujer además de su famoso vestido de novia, cosido con hilos arrancados de sus propias sábanas.

Internada en un psiquiátrico a la edad de 41 años con diagnóstico de esquizofrenia, se sabe que había realizado numerosos bordados y acuarelas. Éste es uno de sus bordados, que al parecer siempre representaban escenas íntimas y familiares que recrean la infancia de la autora y donde los niños son los protagonistas.

Marguerite Sirvins “Escena de interior con muñeca”.
Entre 1944-1955. Hilo de lana y seda sobre tejido.

Otro hallazgo es la llamada Robe de Bonneval, obra anónima de una mujer internada en el Hospital Psiquiátrico de Bonneval en 1929, a partir de retales de tejido e hilo sobrante del taller de costura.

Anónimo “Traje de Bonneval”
Entre 1938 et 1948
Lana bordada sobre tejido y botones ;
120 x 100 x 3 cm

Comenzó a coserla a escondidas de todos, hasta que se sintió confiada para enseñarla. Tardó un total de diez años en terminarla y se compone de un conjunto de vestido, capa, toquilla, bolso y alfombra. Está bordado con motivos como plumas de pájaros y guirnaldas, siluetas de hombres y animales y se concibe como un vestido ritual.

Comenzó a confeccionarlo ante el anuncio de la muerte de su marido. Su objetivo era crear una obra tan solemne que reafirmara su poder frente a cualquier autoridad, administrativa o religiosa. Sería lucida en el curso de una celebración fastuosa, destinada a celebrar el reencuentro de la pareja en libertad, para vencer el pasado, el confinamiento y la muerte.

Por varios motivos nos recuerda a la obra de Marguerite Sirvins, y también a los atuendos de Vahan Poladian, a los impermeables de Willem van Genk y los mantos ceremoniales de Bispo Do Rosario.