Entradas con la etiqueta ‘esquizofrenia’

23 de febrero de 2014

La vuelta al día en cuatro mundos (2/4) La mano sola, Opicinus de Canistris

“La vuelta al día en cuatro mundos” es un artículo para Bric-à-Brac que se compone de cuatro relatos que quieren recrear un día en la vida de los artistas Arthur Bispo do Rosário, Opicinus de Canistris, Georges Widener y Zdenek Kosek. Se trata de cuatro textos de ficción con los que hemos querido acercarnos a cómo vivieron estos artistas su pulsión “ordenadora” en el día a día.

La idea que nos hemos hecho de cómo sería un día en la vida de estos artistas creadores de cosmogonías proviene de los datos que hemos podido recabar de la bibliografía incluida y, también, de nuestra imaginación. [Los autores: Graciela García y Emiliano Bruno]
Descargar el artículo completo en Bric_à_brac

opicinus_de_canistris_art_brut

El hermano cirujano no ha venido aún. Las sangrías de ayer me han dejado exhausto. Sin embargo me siento extraña y extremadamente lúcido, con la cabeza ligera, casi volátil: algo como un frío de plata, un frescor de menta de agua recorre por oleadas las paredes internas de mi cráneo. Veo todo con una claridad inusitada, sorprendente, como si mis propios ojos alumbraran el mundo. Ahora sé. Y debo aprovechar este momento, a pesar de que la pluma pese como una cruz en mi mano enferma y tenga que invocar a la Virgen Santísima para escribir cada palabra: pronto, tras las vísperas, llegará una vez más el momento en que la mano rehusará obedecer humanas órdenes y cobrará otra vida y fuerza. Otra verdad será revelada.

Gracias a la ayuda del hermano Paltius, cirujano, quien en gracia me tiene, el único tal vez, en este lugar, sé que mis trabajos empezaron tras los laudes del amanecer del 31 de marzo 1334. Me desplomé súbitamente al salir al claustro y caí enfermo. Recibí los sacramentos y estuve a punto de morir durante el primer tercio del mes de abril. Sé que estuve suspendido en una nube de luz, sintiendo en mi cuerpo todos los sufrimientos del hombre, la ofuscación de las mentes, el descarrío espiritual de las tierras y sus habitantes. Al volver en mí no reconocía el lugar: lo había olvidado todo y ni siquiera podía recordar lo que se veía desde la ventana de mi dormitorio. A consecuencia de la enfermedad había perdido la palabra, quedándome completamente mudo, mi mano derecha estaba como muerta y no me respondía. Además había prodigiosamente extraviado la mayor parte de mi memoria literal: mis estudios de las sagradas lecturas, mi oficio de escriba, todo había desaparecido.

En la noche del 15 de agosto, vi en un sueño a la Virgen con el Niño en su regazo. Es gracias a ella que ahora puedo dejar este testimonio: por sus méritos y palabras he recobrado parte de mi conocimiento pero, sobre todo, ha sido obrado en mí un milagro: un doble espíritu ha tomado morada en mi cuerpo y mente: mi mano ahora es la que ve, la que sabe. Yo soy su siervo y traductor.

Mi mano derecha es endeble y torpe para el trabajo mundano. Desde febrero de este Año del Señor 1335, de mi propia voluntad he renunciado a los trabajos del scriptorium, no siendo capaz de realizar el trabajo que me había sido encomendado a causa de la debilidad de mis miembros, en especial el brazo derecho, que cuelga dormido a lo largo de mi flanco la mayor parte del tiempo, y queriendo dedicarme por completo a ser mensajero del Señor. La enfermedad de la mano y su languidez me acompañan y hasta escribir estas líneas me resulta harto fatigoso. Sin embargo, cuando la Sagrada Virgen se apodera de ella, mi mano es capaz de trabajar noches enteras: todas estas imágenes han sido dibujadas sin ninguna ayuda humana sino la del Señor y de la Virgen. La Verdad que atesoran viene de Dios, de quien yo no soy más que un humilde mensajero.

Tal y como la inteligencia divina abarca juntamente todas las cosas, y tal y como toda cosa en el cielo inteligible también es cielo, y allí también la tierra es cielo, como también lo son los animales, las plantas, los varones y el mar, Dios está en el centro de todo y todo alrededor, y mi mano es su mansa y dócil servidora.

opicinus_de_canistris_art_brut

Ahora que todo lo veo, ahora sé: en mí habitan los doctores de la iglesia, las cuatro órdenes monásticas con sus fundadores, los cuatro tipos de exégesis, los cuatro evangelistas, los profetas mayores y menores y la genealogía de María Santísima toda.

En mí, en mi cuerpo, está ahora todo. Todo el mundo revelado, sus tribulaciones, pecados y gozos están en mí. Y así hace Dios, a través de mí, como si Europa fuese hombre, de un lado, y África mujer, del otro. Adán y Eva y el Mare Diabólicum Satanás.

opicinus_de_canistris_art_brut

He aquí el templo derrotado del Señor, cuyos ríos se han convertido en sangre corruptible: Europa tiene los ojos cerrados, la boca congelada, el brazo cuelga sin fuerzas a su lado, como el mío -porque yo también soy tal, Europa soy yo y sus ríos son heridas sangrantes que debilitan mi cuerpo. Y como en el dibujo que mi mano ha obrado, por gracia de Dios, un dragón muerde mi talón, un león atenaza mi cogote y sobre todo ella, África hija de Satanás, y sus hijos que siembran cizaña en el templo del Señor, susrran a mi oído obscenidades. La corrupción ha sembrado la división en la Iglesia del Señor, y siento yo en mi cuerpo todo este dolor, las mordeduras del león y del dragón. El pecado y la corrupción también están en mí, como está también el Señor y su gracia, como espejos que se miran y reflejan su contrario y se multiplican infinitas veces.

opicinus_de_canistris_art_brutopicinus_de_canistris_art_brut

Mi mano sola ha dibujado todo esto, con frenesí, en horas de trabajo febril y doloroso, guiada por la luz de la Virgen y el Señor conjuntamente.

Mi enfermedad se ve con recelo en el monasterio. He sabido que por orden del padre abad, les ha sido prohibida a mis hermanos la visión de mis trabajos. Sólo el hermano Paltius puede entrar en mi celda y visitarme. Paltius me ha hecho saber esta mañana que un tribunal de examinadores de Su Santidad vendrá a verme en cuanto mis condiciones mejoren. Mientras tanto, sus sangrías me mantienen lejos de la ominosa tropa de hijos de Satanás anidados en la Iglesia del Señor.  Cuando mis trabajos estén terminados, podré por fin descansar en paz. Haré que los pergaminos sean enviados a Su Santidad, porque en ellos está la Verdad y en la mano de Su Santidad está la salvación del mundo y de la Cristiandad. Que Dios nos proteja y salve.

arte marginalBIO: Opicinus de Canistris (1296-1350) nació en Lomello, un pequeño pueblo cerca de Pavia (Italia). Estudió teología, se ganó la vida iluminando manuscritos y llegó a desempeñar un cargo en la corte papal de Avignon. Desde joven fue presa de periodos depresivos y ataques psicóticos y en 1334 sufrió una importante ruptura psíquica que lo dejó en un estado parecido al coma durante alrededor de dos semanas. Al despertar, a pesar de haber perdido casi completamente la memoria, sintió haber recibido de la Virgen un “doble espíritu” y la capacidad de “ver la verdad”. Según él mismo relata, fue aquejado por la “enfermedad de la mano sola”: la mano derecha, que había resultado casi paralizada después de que cayera enfermo, se despertaba de vez en cuando, guiada por una entidad sobrenatural, creando las numerosas tablas que hoy conforman los manuscritos Palatinus latinus 1993 y Vaticanus latinus 6435.

Se cree que tuviera esquizofrenia o, según algunos estudiosos, el síndrome de Geschwind. Su manía autobiográfica (algo extremadamente raro y singular en la Edad Media), la  información de la que, por ende, se dispone de él, y la gran cantidad de inquietantes, complejos y maravillosos dibujos lo han convertido en objeto de estudios de numerosos especialistas, entre lo cuales el mismo Carl Gustave Jung. Sus mapas son interpretaciones antropocéntricas de la geografía física, a través de los cuales Opicinus construyó una cosmogonía personal, muy singular, en la que intenta ordenar los elementos que componen su mundo (tanto real como psíquico). El uso de los símbolos, su gusto por disimular y manipular (palabras, números, espacios), y su atracción hacia lo obsceno, lo sexual y lo escatológico son omnipresentes y están estrechamente relacionados con temas similares que se encuentran en general en la cultura medieval.