Archivo de la categoría ‘microuniversos’

17 de junio de 2014

Michel Reverbel

michel_reverbel

El año pasado, en mi viaje por el sur de Francia en Camper encontramos este extraño lugar ubicado en el pueblecito de Viols le Fort.

La experiencia fue de lo más curiosa. Detuvimos la furgoneta y nos acercamos para intentar atisbar algo del interior. Así descubrimos a un hombre de unos 60 años con gorra que estaba regando su propiedad. Le interpelamos: Monsieir, monsieur! y su contestación fue un chorro de agua fría en los pies que asomaban por debajo de la puerta. Pensamos que iba en broma por lo que agradecimos el chapuzón y volvimos a preguntar. Trepamos un poco por un flanco para que pudiera vernos la expresión de buenas intenciones y antes de que pudiéramos presentarnos, el señor Reverbel nos enchufó un manguerazo con cierta violencia en plena cara.

En una operación de alto riesgo, mi novio sacó la cámara para hacerle una foto y eso terminó de desatar su furia. Tuvimos que salir corriendo con el señor enfebrecido detrás. Me quedé sin saber de primera mano qué le llevaba a hacer estas creaciones y tuve que conformarme con lo que nos contaron en el pueblo:

Supimos que había sido militar y que se ganaba la vida haciendo reparaciones mecánicas. De temperamento cambiante, tan pronto podía ofrecer una reparación gratuita como ser terriblemente hosco y mandarte a hacer puñetas por haberle traído el coche.

Esa contradicción resulta bastante llamativa ya que la profusa decoración del lugar se orienta al exterior, es decir que claramente Reverbel siente la necesidad de comunicar su singularidad. También manifiesta su interés por el mundo cuando lo que elige ilustrar son personas de vida pública: políticos, actores… Sin embargo luego no quiere contacto directo o al menos no en cualquier momento. La información que he encontrado sobre él en Internet me hace pensar que otras personas que han descubierto el enclave tampoco han conseguido hablar con él.

De su universo disfrutaremos pues, sus destellos. Ahí van unas fotos del exterior que pudimos tomar.

 

michel_reverbel

michel_reverbel

michel_reverbel

michel_reverbel

michel_reverbel

michel_reverbel

 

 

 

30 de enero de 2012

Costruttori di Babele, outsiders italianos

costruttori_di_babele

costruttori_di_babele

Hace poco he recibido por gentileza de Gabriele Mina, autor del sitio web Costruttori di Babele su recién publicado libro que, con el mismo nombre que su página, recoge artículos sobre las arquitecturas fantásticas y universos irregulares de Italia.

En él participan Eva di Stefano, Cristina Calicelli, Daniela Rosi, Roberta Trapani, Bruno Montpied, Luisa Del Giudice y Bianca Tosatti.

En el próximo post hablaré de algunos artistas muy interesantes recogidos en él, como Melina Riccio (la mujer que aparece en la imagen superior) o Giovanni Bosco, conocido por sus murales en los muros de Castellammare.

Podéis encontrar más información sobre Costruttori di Babele en la Editorial Eleuthera
¡Muy recomendable!

8 de octubre de 2011

Abierta convocotaria recepción de artículos sobre arte outsider/ “Call for entries”

nukain_mabusa

Nukain Mabusa
Junkerhouse
Karl Junker
ni tanjung
Ni Tanjung

Está abierta la convocatoria para el especial del Primer Número de la Sección Bric-à-Brac de la Revista Sans Soleil.

Para quienes aún no lo conocéis, Bric-à-brac es un espacio creado para la reflexión, en un contexto multidisciplinar, sobre temas como arte autodidacta, arte outsider, art brut y en general todo tipo de manifestaciones creativas que se dan al margen del “Arte con mayúscula”.

El tema del especial es “Arquitecturas/entornos outsider“. La recepción de material relativo al tema sugerido (u otros temas que se encuentren dentro de la línea editorial: arte outsider) comprende artículos de investigación, ensayos audiovisuales y fotográficos, entrevistas y reseñas.

El pdf con la información completa se puede descargar en Bric-à-brac

14 de abril de 2011

Cabañas Efímeras

Las Cabañas Efímeras Can Sis Rals

Las Cabañas Efímeras Can Sis Rals realizadas por de Joseph Pujiula i Vila (Gerona, 1937?) en la localidad de Argelaguer, estaban construídas en su totalidad con ramas y hojas de los bosques en los que se ubica.

La experiencia de Pujiula como constructor comenzó con algunos inventos disparatados como una barca de latas a la que añadió el motor de una vespa para navegar por el río Fluvià o un 2CV que también convirtió en un extraño vehículo anfibio.

Su primera construcción “arquitectónica” fue una presa de madera que retenía parte del agua de la riera para hacer un estanque de patos. Animado por el éxito de esta experiencia, se animó a construir una cabaña, a la que siguieron otras tantas y jaulas para los animales que recogía.

No podía parar de construir y una cabaña más osada con puente colgante, dos pisos y trampolín sobre el estanque fue su siguiente paso. Poco a poco fue añadiendo arquitecturas cada vez más complejas y altas, hasta crear una especie de poblado aéreo.

Las Cabañas Efímeras Can Sis Rals

Las imágenes proceden en su mayoría del libro “Escultecturas margivagantes: la arquitectura fantástica en España” escrito por Juan Antonio Ramírez.

31 de octubre de 2010

Ronan‐Jim Sévellec, el estudio y el artista

Ronan-Jim Sevellec

Ronan-Jim Sevellec, 196. Imagen a escala (2000), 42x58x45. Imagen procedente de: TOSATTI, B. (2006) Beautés insensées. Figures, histories et maîtres de l’art irrégulier. Milán: Skira.

El artista Ronan‐Jim Sévellec (Brest, 1938) parece haber querido retratar su fascinación por el Síndrome de Diógenes. Sus interiores a escala recrean espacios  íntimos y oscuros dentro de cajas de plexiglás. En oposición a los espacios idealizados de las casas de miniatura victorianas, Sévellec se sumerge en la escenificación de interiores que muestran el declive de los objetos durante años de uso y acumulación. Su propio estudio parece una de sus obras.

Ronan-Jim-Sevellec

El estudio de Ronan‐Jim Sévellec. Fuente

Los paralelismos entre los estudios de los artistas y sus obras son revisados por Ángel González en uno de los capítulos de su libro Pintar sin tener ni idea. En él habla de los estudios como caldos de cultivo de serendipias. Antes de que la obra comience siquiera a esbozarse ya camina entre los objetos y herramientas del estudio, entre los desórdenes o los órdenes del espacio de trabajo.

La mesa de trabajo del artista plástico Albert Porta (Barcelona, 1946) tiene el material colocado de manera que no bloquee su inspiración, que la deje surgir. Más conocido como Zush/Evru, Albert Porta creó Evrugo, un Estado que representa ante todo un estado mental y que posee su propio mapa, alfabeto, moneda, pasaporte y bandera. Buena parte de su universo plástico se basa en la invención de sus propios sistemas y rituales creación.

zush

Detalle del Estudio de Zush y obra

1 de enero de 2010

Un vaquero en un castillo de naipes

Edmond Morel, Le Château de Cartes (immeuble). Dicy, La Fabuloserie

Soy un vaquero fiero con una sola función: vigilar mi castillo de naipes.

Llevo encargándome de este trabajo ya muchos años, en una estancia de La Fabuloserie que por la noche se apaga.

Hubiera preferido encargarme del cuarto piso, acotado por cerillas azules. Es el piso más alto, el más hermoso, pero allí no nos necesitan. Es el área custodiada por las figuras de la baraja francesa. Gente muy organizada: la reina de corazones junto a la reina de tréboles, de rombos, de picas… todos dispuestos en círculo para controlar al enemigo por todos los flancos.

Dicen que arriba del todo hay una gran campana plateada, protegida por una cúpula de cartoncillos, coronada por un querubín solitario al que nunca le apetece conversar.

De vez en cuando la luz de la habitación se enciende y me pasan un plumero por todo el cuerpo, con suma delicadeza. Entonces siento que mis pies se despegan del piso y que el suelo bajo mis pies tiembla, pero enseguida me estabilizo. Vivo en una construcción más sólida de lo que parece. El pegamento que la sostiene es el que se usaba para reparar los sacos de patatas.

Alain Bourbonnais, Mademoiselle Rose. Dicy, La Fabuloserie

Mi creador se dedicaba a cultivar su pequeña propiedad en Pais-de-Calais hasta que la Segunda Guerra Mundial cambió su vida. Fue prisionero en un campo de trabajo de Austria y esta experiencia le cambió para siempre. En cuanto recibió su primera pensión comenzó a hacer construcciones fantásticas. Al principio reproduciendo aquel campo de trabajo, luego dejando volar su imaginación.

Los indios azules del segundo piso viven en alerta constante. No es de extrañar, conviven con los tramposos Joker que se divierten lanzando falsas alarmas. En la zona baja es donde mejor se lo pasan. Todos a refugio bajo las arcadas de cartón, organizando fiestas privadas mientras los demás trabajamos duro.

No les envidio. Tras su muralla de cartas, ellos no ven lo que yo veo. Cuando las luces de La Fabuloserie se apagan, desciendo por la empalizada y me escapo a las otras estancias. Converso con Mauricette y sus amigos, siempre enzarzados en grandes debates. Saludo a los Turbulentos, a Mademoiselle Rose, a La Poussette.

A veces las luces se encienden y nos pillan desprevenidos, pero la gente ya no se sorprende de encontrarnos en sitios diferentes. Nos colocan donde debemos estar y hacen como si no hubiesen visto nada.

Francis Marshall, La Soupe, Dicy, La Fabuloserie
Reinaldo Eckenberger, La Poussette. Dicy, La Fabuloserie
6 de julio de 2008

El reino de James Harold Jennings

James Harold Jennings. Fotografía de Mario del Curto
Fuente: http://www.criticarte.com/Page/ensayos/text/MarioDelCurtoFS.html?=MarioDelCurto.html

James Harold Jennings. Fotografía de Mario del Curto
Fuente: http://www.criticarte.com/Page/ensayos/text/MarioDelCurtoFS.html?=MarioDelCurto.html

James Harold Jennings, Amazon Women

19 1/2″ x 42″ paint on wood.
Fuente: http://www.gingeryoung.com

Desde su infancia, James Harold Jennings (Carolina del Norte, 1930-1999) había sido considerado un individuo excéntrico. Fue educado por su madre, quien le enseño “todo lo que debía saber sobre el mundo de ahí fuera (sic)”. Admite una fuerte inspiración religiosa en toda su obra, si bien de ninguna de las grandes religiones. Él cree en lo que llama “La Diosa”. Se autocoronó en un reino conformado por cinco viejos autocares que habían convertido en su vivienda y centro de su universo particular. Un universo gobernado por amazonas en donde conviven indios y vaqueros.

Durante un tiempo le interesaron las composiciones “mecánicas” con algunas partes móviles, pero en sus últimos años se centró en composiciones estáticas, de madera, que pintaba con colores vivos.

Se suicidó la mañana en que cumplía 68 años. Se sabe que el ritmo frenético al que cambiaba el mundo y la entrada en el nuevo milenio le atemorizaban.

12 de abril de 2008

Wonder rooms

Gabinete de curiosidades. Fuente: http://microcosms.ihc.ucsb.edu/essays/index.html

En los siglos XVI y XVII aparecieron las Wunderkammer, Wonder rooms o gabinetes de curiosidades. Se trataba de habitaciones en las que se recogían objetos curiosos de todo tipo, a menudo procedentes de las exploraciones y descubrimientos de la época.

En ellas el coleccionista establecía categorías, jerarquías y analogías entre los objetos. Recreando un universo en miniatura, un microuniverso.

A lo largo del SXVIII las Wunderkammer tienden a desaparecer y cobra fuerza un nuevo concepto: el museo. En él pierde importancia el papel del coleccionista, se segrega el conocimiento en disciplinas y se abre al público en general.

El mundo en miniatura de las Wonder rooms ayudaba a comprender la inmensidad del macrocosmos. Gracias a la posesión de objetos y su asimilación se accedía a una representación del mundo que le proporcionaba al coleccionista la sensación de control y poder sobre el inmenso mundo exterior.

El concepto de Wonder room sigue fascinándonos en nuestros días. Existen seguidores de coleccionistas célebres que forman sociedades para descubrir rarezas de todo tipo. Un ejemplo es la sociedad que gira en torno a Athanasius Kircher También artistas como Kiki Smith se han interesado por el término y han tomado prestado el concepto como inspiración para sus instalaciones.

Esa ilusión de control que proviene de descubrir y poseer fragmentos del mundo reside también en muchos artistas outsider que acumulan objetos diversos que a menudo terminan formando parte de sus creaciones. Algunos de ellos son Mary Proctor, Grandma Prisbey, Bodan Litnansky, Gabin Bennet…

Creo que incluso este blog puede responder un poco al mismo principio.

Páginas: 1 2