Archivo de la categoría ‘escultecturas’

17 de julio de 2015

La Finca de las Piedras de Roberto Pérez en peligro



roberto-perez-casa-de-piedra-granada

Fuente del vídeo y de la imagen: Granada Digital

Esta obra es la huella de una acto íntimo y expresivo desarrollado durante más de 20 años por Roberto Pérez, que ha combinado su profesión de médico con su pasión de arquitecto margivagante. La Finca de Piedras, ubicada en el Fargue (en la provincia de Granada) es para Roberto muchas cosas…

Es un espacio social: un lugar de reunión para amigos y familia, donde se celebran encuentros y fiestas. Surgió una fría noche en la que Roberto estaba sentado con su novia en dos sillas de plástico disfrutando de la naturaleza y de su terreno, en el que aún no había nada. Ahí nació la idea de lo que él llama “el mirador”, una pequeñísima estructura de dos plantas en la que podemos encontrar un sofá y un telescopio para perderse en las estrellas.

Es un espacio terapéutico: un rincón para la catarsis, para desahogar frustaciones y ansiedades a través del trabajo físico, de la creatividad y del contacto con los materiales y la naturaleza.

Es un lugar para la creación y el reciclaje: donde se aprovecha tanto lo que el medio ofrece como desechos o restos de otras construcciones. Roberto es además una especie de hombre del renacimiento que bucea en muchas disciplinas. Este cirujano, artista, acupuntor, escultor, arquitecto… se acerca a las cosas con mirada de científico y espíritu amoroso y de juego ¡vaya mezcla de lujo! Su obra comprende además pintura, escultura en piedra, madera y forja, arquitectura, vidrieras, creación de biotopos, reforestación de terrenos intrasitables…

Ahora, la Administración priva a Roberto de seguir trabajando en su creación y le impone una sanción ridícula: 99.901€ más el expediente de derribo. La cifra en sí tiene guasa, parece una invención de Julio Cortázar hablando de una multa que ponen los famas a los cronopios por hacer ostentación de su cronopiez.

Me parece una enorme hipocresía que en España se permitan aberraciones urbanisticas de todo pelaje y vengan a molestar a Roberto, cuando lo que él hace es aportar diversidad y riqueza a la relación entre arquitectura y naturaleza. La Administración, ese monstruo sin cara todo supuesto rigor y ley, aparece para aplastar sin pestañear las ilusiones de un hombre. Y cómo va a ver o a pestañear si no tiene ojos, ni corazón para conmoverse, ni manos para abrazar la singularidad de los individuos.

Firma aquí si quieres colaborar para que no obliguen a derribar a Roberto Pérez su creación:

En este enlace puedes leer un artículo de Granada Digital sobre Roberto Pérez y su obra: http://www.granadadigital.es/la-finca-de-las-piedras-encantadas-de-el-fargue-que-podria-desaparecer/

18 de abril de 2015

Serie de documentales Journeys into the Outside

Interesante documental, dividido en tres episodios, sobre algunas maravillas outsider de todo del mundo.

Primera estación del primer episodio: Les Rochers Sculptés. Situada cerca de St Malo, se trata de una formación rocosa tallada por el Abad Adolph Julien Fouré entre 1894 y 1910 y que representa las fechorías que unos temibles piratas, Les Rothéneufs, habían perpretado en la zona.

labbe-foure-aux-archives-departementales

En el documental se lanzan algunas preguntas interesantes como qué pudo llevar a este hombre religioso a dedicar los últimos 16 años de su vida a tallar las rocas para ilustrar un tema profano. Él afirmaba haberlo hecho para pasar el tiempo pero a buen seguro había maneras más sencillas de hacerlo, teniendo en cuenta que había sufrido una enfermedad que le dejó medio paralizado, sordo y mudo.

A pesar de estas dificultades físicas, él y un hombre que fue su ayudante se dedicaron a esculpir las piedras de granito de la playa representando las batallas que habían tenido lugar en la región durante el siglo XVI.

Para representar los cuerpos retorcidos y las muecas de los rostros, aprovecharon las formas que les sugerían las rocas. Entre todas las materias orgánicas, la roca parece ser una de las más sugerentes e invitantes para proyectar en ellas el archivo de imágenes que late en nuestro subconsciente.

Hoy en día esta intervención, lamida por el mar y por las pisadas de los turistas recupera poco a poco su forma originaria, perdiendo las huellas del esfuerzo del abad Fouré.

18 de julio de 2014

La Casa delle Girandole de Donato Zangrossi

Gracias a Giada Carraro, especialista en arte irregolare veneciano, por enviarme su gran pequeño libro dedicado a “La Casa de los Molinillos, el Arte Cinético de un Poeta Astrónomo Veneciano”.

En él se cuenta la historia de Donato Zangrossi, conocido como Guido o Nono Zangrossi (el abuelo Zangrossi) quien decoró con molinillos de colores la fachada de su casa en Campo Castelforte, Venecia.

Los padres de Zangrossi (1905-1990) regentaban una frutería y Guido, aunque apuntaba maneras como estudiante, tuvo que ponerse a trabajar como operario en una fábrica siendo aún joven y conformándose con dedicar sus flecos de tiempo libre a la lectura.

Zangrossi era un devorador de libros que tenía predilección por los temas de físca y astronomía. Nunca dejó de anotar en sus cuadernos teorías que aunaban ciencia y poesía ni tampoco apuntes relacionados con la moralidad. Resulta muy ilustrativo de su talante que una de sus citas favoritas fuera de su admirado Kant: “Dos cosas colman mi alma de nueva y creciente emoción: el cielo estrellado sobre mí y la ley moral dentro de mí”. Esta frase nos ayuda a imaginar al personaje asomado a su ventana, entre molinillos, devolviendo el saludo a las barcas, con la mirada afable y soñadora que se aprecia en las fotografías.

Zangrossi se casó y tuvo tres hijos con su primera esposa, que falleció joven. A su segunda mujer la encontró un año después y fue con ella con quien se instaló en la casa que había pertenecido a sus padres. La casa que se convertiría en La Casa delle Girandole. El momento propicio para entregarse a su obra no llegó, como sucede en muchos casos de artistas outsider, hasta la jubilación.

Empezó poco a poco, muy discretamente, primero con un molinillo, luego con dos. Algunos más en la segunda planta… hasta que terminó creando un complejo e hipnótico sistema dinámico que fascinaba a los que navegaban la calle veneciana. Mucha gente tenía rituales asociados al paso por el pintoresco lugar, incluso los estudiantes universitarios acostumbraban a observar en qué sentido giraban los molinillos para vaticinar el resultado de sus exámenes.

Me parece como si Zangrossi hubiera encontrado, con sus molinillos, una forma materializar ese anhelo de aunar ciencia y poesía o al menos de plasmar su visión del mundo como un maravilloso mecanismo que sigue girando mientras nos hacemos preguntas existenciales, como las que él anotaba en sus cuadernos ¿Qué soy? ¿Qué es el universo?

Desgraciadamente, tras su muerte, su obra se deterioró y ha desaparecido. Por suerte nos quedan testimonios como este librito de Giada Carraro de lo que fue durante muchos años la ilusión de un hombre, a la que dedicó su creatividad y su cariño, además de exahustivos cuidados de mantenimiento y con la que alegró, sin proponérselo, el día a día de sus vecinos.

“La casa delle girandole. L’arte cinetica di un poeta astronomo veneziano” está editado por Linaria y que puede adquirirse en IBS o en Libreriauniversitaria

Más información y bibliografía sobre Donato Zangrossi en el genial blog de Henk Van Es Outsider Environments

la_casa-delle-girandole-giada-carraro

la_casa-delle-girandole-giada-carraro

la_casa-delle-girandole-giada-carraro

<img class="aligncenter size-full wp-image-1524" title="la_casa-delle-girandole-giada-carraro_3" src="http://elhombrejazmin.com/wp-content/imagenes/2014/07/la_casa-delle-girandole-giada-carraro_3.jpg" alt="la_casa-delle-girandole-giada-carraro" width="600" height="392" />” width=”600″ height=”458″ /></p>
<p> </p>
<p> </p>
                      <div class=

Publicado por: Graciela García
Categorías : escultecturas, máquinas maravillosas | Tags: , ,