Archivo de abril de 2015

25 de abril de 2015

La Imagen Salvaje

Soy cámara. El programa del CCCB // La imagen salvaje producido por el CCCB.

“Soy Cámara” se adentra en el arte Outsider para repensar lo que compone el entorno del arte y para preguntarse por su equivalente audiovisual. Este programa parte del curso “La imagen salvaje” (Aula XCèntric 2015) organizado por el Institut d’Humanitats de Barcelona.

La reciente fascinación por el llamado arte Outsider nos lleva a preguntarnos por la posibilidad de que exista algo semejante en el ámbito del audiovisual. “Soy Cámara” se adentra en este terreno tan difícil de delimitar y que obliga a preguntarse por los cambiantes gustos y códigos que rigen el mundo del arte.

18 de abril de 2015

Serie de documentales Journeys into the Outside

Interesante documental, dividido en tres episodios, sobre algunas maravillas outsider de todo del mundo.

Primera estación del primer episodio: Les Rochers Sculptés. Situada cerca de St Malo, se trata de una formación rocosa tallada por el Abad Adolph Julien Fouré entre 1894 y 1910 y que representa las fechorías que unos temibles piratas, Les Rothéneufs, habían perpretado en la zona.

labbe-foure-aux-archives-departementales

En el documental se lanzan algunas preguntas interesantes como qué pudo llevar a este hombre religioso a dedicar los últimos 16 años de su vida a tallar las rocas para ilustrar un tema profano. Él afirmaba haberlo hecho para pasar el tiempo pero a buen seguro había maneras más sencillas de hacerlo, teniendo en cuenta que había sufrido una enfermedad que le dejó medio paralizado, sordo y mudo.

A pesar de estas dificultades físicas, él y un hombre que fue su ayudante se dedicaron a esculpir las piedras de granito de la playa representando las batallas que habían tenido lugar en la región durante el siglo XVI.

Para representar los cuerpos retorcidos y las muecas de los rostros, aprovecharon las formas que les sugerían las rocas. Entre todas las materias orgánicas, la roca parece ser una de las más sugerentes e invitantes para proyectar en ellas el archivo de imágenes que late en nuestro subconsciente.

Hoy en día esta intervención, lamida por el mar y por las pisadas de los turistas recupera poco a poco su forma originaria, perdiendo las huellas del esfuerzo del abad Fouré.

5 de abril de 2015

Josefa Tolrà

josefa.tolra-medium-pepeta-cambrils-01

josefa.tolra-medium-pepeta-cabrils-02

josefa.tolra-medium-pepeta-cabrils-03

josefa.tolra-medium-pepeta-cambrils-04

Josefa Tolrà (Cabrils, 1880-1959), también conocida como “La Pepeta de Cabrils” o “La tía Pepeta”, fue una campesina que vivió los duros años de la posguerra española a las órdenes de unos “seres de luz” que la guiaban como dibujante y que la convirtieron en la médium de este pequeño pueblo del norte de Barcelona. Ella se definía a sí misma como mediadora mecánica y dibujaba en estado de trance en papeles y libretas, a menudo superponiendo textos en catalán y en castellano (aunque esta lengua le era prácticamente desconocida).

En sus viajes místicos veía lugares en los que nunca había estado; escenarios que luego aparecían en sus dibujos. Es posible que estas evasiones le ayudaran a superar la pérdida de sus dos hijos varones, uno antes y otro durante la Guerra Civil. La muerte del segundo fue para ella especialmente traumática: la dejó muy trastornada y comenzó a tener alucinaciones auditivas. Por suerte, alguien le recomendó que dibujara lo que la perseguía y de esta manera pudo canalizar sus miedos y convertirlos en algo positivo. Tenía por aquel entonces sesenta años y, aunque apenas pudo estudiar, escribía sin tener conocimiento de temas como la teoría de los colores, sobre Cristo, Napoleón o el poeta Verdaguer. La vanguardia catalana de aquellos años se interesó por sus creaciones y llegó a exponer, casi octogenaria, sus dibujos en la Sala Gaspar de Barcelona en el año 1956.

Hacía tiempo que quería referenciar en El Hombre Jazmín, aunque fuera brevemente, a esta artista mediúmnica que ha merecido una exposición individual en Mataró, algo que demuestra la lenta pero progresiva sensibilización que tiene lugar en España respecto a estas manifestaciones incasificables, excéntricas y excepcionales. En realidad, la obra de Josefa Tolrà ya había entrado en el Arte avalada por el interés que suscitaba en personas del arte y la cultura como Tàpies o Brossa, que se interesaron por sus creaciones y la llevaron a exponer en la Sala Gaspar de Barcelona en el año 56. De hecho muchas de las obras de la reciente exposición en el Can Palauet de Mataró forman parte de la colección del MNCARS.

Puede encontrarse información ampliada sobre esta artista en este artículo de la comisaria de la exposición en Mataró, Pilar Bonet: Artículo sobre Josefa Tolrà en La Vanguardia o en este Artículo de El Cultural.