Guillaume Pujolle, dibujos incandescentes

Al ver los dibujos de Guillaume Pujolle (Francia, (1893-1971) me cuesta imaginar al hombre que hay detrás como un maniático del orden. Sus dibujos son fluidos, surrealistas, ambiguos y evitan por todos los medios las líneas rectas.

Pero al parecer sí lo era y este defecto suyo era el menor de sus problemas. Tenía un carácter tiránico y era patológicamente celoso.

En una ocasión intentó cortarse el cuello y mientras estaba en el hospital se obsesionó con que su mujer le estaba siendo infiel y deseó su muerte. También pensaba que una de sus hijas le espiaba. Entró en una espiral de alucinaciones y al salir del hospital intentó de nuevo suicidarse tras amenazar a su esposa.

Después de esto fue hospitalizado para siempre e inexplicablemente su mujer quiso acompañarle en su internamiento y se convirtió en enfermera del hospital.

Comenzó dibujando con mucha fuerza y fue alentado por el famoso Dr. Gaston Ferdière. Al principio utilizaba pinceles hechos con su propio cabello, mercromina y otros productos farmacéuticos que tenía a mano. Sin embargo nunca dio mucho valor al resultado, prefería intercambiar lo que hacía por tabaco.

También cuesta imaginar que tomara inspiración de fotografías de revistas. Cualquiera que sin oficio tome fotografías como referencia para dibujar obtendrá resultados muy distintos a estos. Seguramente más naif, más naturalistas y más rígidos. Sin embargo sus dibujos parecen estar formados por llamaradas y presentan una increíble unidad de estilo.

Hacia 1947 dejó de interesarle la pintura y se dedicó a reconvertir objetos y a trabajar la madera (su padre había sido ebanista), también creó muchos anillos y varios talismanes.

guillaume_pujolle

guillaume_pujolleguillaume_pujolleguillaume_pujolle

Etiquetas:

Sobre esta entrada:

Etiquetas

Deja tu comentario / Leave your Comment

+ -