Archivo de diciembre de 2010

29 de diciembre de 2010

El deseo de ser enterrado en su obra

En África Nukain Mabusa (Sudáfrica, 1910-1981) y en EEUU Billy Tripp (Tenessee, 1956) han compartido sin saberlo el mismo extraño deseo, el de ser enterrados en sus creaciones para descansar para siempre junto a su obra.

También el mítico cartero del art brut, Ferdinand Cheval (Francia, 1836-1924), quiso ser enterrado en su Palais Idéal pero las autoridades no se lo permitieron.

De los tres Billy Tripp es el único que sigue trabajando en la construcción de su obra, que se llama The Mindfield y lleva haciéndolo desde 1989. The Mindfield es una estructura colosal compuesta en su casi totalidad por piezas de acero. En ella se insertan alusiones a la vida del autor y su familia, que conviven con perfiles y piezas industriales de todo tipo, corazones de metal, réplicas de sus pies y sus manos u objetos encontrados que se han integrado en la arquitectura. Él concibe esta escultectura como una conversación consigo mismo y como un homenaje a sus padres.

Como puede verse en el vídeo, Billy tripp trabaja el acero con cariño y respeto por el material. No por ser frío e industrial parece menos vinculado a él que Nukain Mabusa a sus piedras pintadas. Mabusa empezó a decorar con puntos y motivos geométricos las piedras y cantos rodados de una colina llamada Revolver Creek. Comenzó de manera espontánea, animado por el resultado de pintar las dos chocitas que se había construido para vivir. A continuación, extendió la creación por su entorno inmediato en el triángulo que consideraba su jardín, para terminar interviniendo la totalidad del paisaje de la colina. Como a Ferdinand Cheval, tampoco le fue posible ser enterrado allí por motivos legales. Se suicidó a los 71 años.

26 de diciembre de 2010

Friedrich Schröder-Sonnenstern

schroder_sonnenstern

Friedrich Schröder-Sonnenstern (Lituania, 1892-1982) vivió una juventud conflictiva que transcurrió entre reformatorios y asilos y que fue forjando en su personalidad el odio que siempre sintió por cualquier figura que representara la autoridad. Más tarde fue declarado enfermo mental y alternó todo tipo de trabajos con períodos de internamiento en psiquiátricos y prisiones. Durante una temporada fue curandero y obtuvo bastante dinero como vidente. Sin embargo, todo lo que recaudó lo donó a los pobres.

Empezó a dibujar durante una estancia en la cárcel en 1949, animado por un artista. Su imaginario bizarro y sádico causó interés en los ambientes artísticos de Berlín y fue apoyado entre otros por Hans Bellmer. A partir de 1959, con 62 años, comenzó a ganarse la vida con su obra.

Suele trabajar con lápices de color sobre veladuras suaves para conseguir profundidad. No es de extrañar que despertara la admiración de Hans Bellmer ya que ambos artistas comparten esa atracción por los cuerpos que mutan hacia lo monstruoso, explorando lo perverso que brota de interrumpir el devenir de las formas redondeadas. En el caso de Schröder-Sonnenstern, al fusionarlas con animales, creando anatomías híbridas que flotan en espacios lavados.

El turbador universo de Friedrich Schröder-Sonnenstern ha pasado a formar parte de la historia del arte como uno de los más interesantes del arte outsider y como un epígono del surrealismo.

schroder_sonnenstern

schroder_sonnenstern

schroder_sonnenstern

5 de diciembre de 2010

Eugene Von Bruenchenhein

Eugene Von Bruenchenhein (Wisconsin, 1910-1983) trabajó la mayor parte de su vida en una panadería, aunque su verdadero deseo habría sido dedicarse a la creación artística.

Sin embargo, no consiguió que le reconocieran como artista y tan sólo después de su muerte hemos empezado a interesarnos por el extraño mundo que recreó en sus pinturas, por las fotos estilo pin-up que realizó a su mujer y por otras extravagancias como sus esculturas con huesos de pollo. A pesar de la falta de apoyo de su entorno él nunca dudó de su talento y vivió aislado en una burbuja compartida con su esposa Marie, una burbuja donde la creación ocupaba un lugar importante y alcanzaba cada rincón de su pequeña casa.

A Marie la retrató en multitud de fotografías eróticas en las que ella posaba adornada con bisutería barata o improvisada, por ejemplo adornos navideños. Muchas de las primeras imágenes en blanco y negro fueron coloreadas por Von Bruenchenhein, son las que tienen un halo más turbador. Quizás lo que inquieta en las imágenes es el acceso al universo de la pareja, donde se adivina la ingenuidad la modelo y su fe en el arte de su marido, reflejada en miles de imágenes que dejaron de ser privadas cuando ya ninguno de los dos esperaba ningún reconocimiento.

Las pinturas de Eugene Von Bruenchenhein son también exuberantes. No se conforma con una gama de colores sino que intenta abarcar todo el espectro en cada uno de sus cuadros. Aplica el óleo con las manos y  lo hace resbalar para crear efectos orgánicos en la representación de criaturas marinas, paisajes fantásticos o explosiones nucleares (a partir de los años 50 se obsesionó con la Guerra Fría).

Las fotos de la casa de Eugene Von Bruenchenhein proceden de stoppingoffplace
Las esculturas con huesos de pollo han sido tomadas del libro Outsider Art Source Book

Su retrato de la web oficial, de donde también se ha tomado la imagen de su pintura.
Las fotografías de Marie son del libro  de John Maizels Raw Creation y de hesitationwaltz