Sobre la colección de l’Art Brut de Lausanne

henry_darger

Henry Darger

En una visita hace dos semanas a la colección de l’Art Brut de Lausanne tuve oportunidad de ver en directo algunas obras que conocía por reproducciones. Las imágenes de los catálogos suelen ser una obra en sí y a veces desmerecen los originales (o los mejoran).

Entre las piezas imposibles de reproducir sin sacrificar la impresión de tenerlas delante están los lienzos de Auguste Lesage. Por alguna razón los colores reales se parecen bastante poco a los colores de las reproducciones, los fondos son más neutros y las gamas más sutiles. Son increíblemente pulcros y simétricos. Sorprende lo grandes que son, en particular el primero que pintó, y están realizados con gran profusión de detalle que se pierde en las copias impresas.

También los dibujos de Anna Zemankova ganan mucho en directo, el trazo del dibujo es tan fuerte que son casi bajorrelieves. Tampoco me imaginaba que el blanco vestido de novia que confeccionó Marguerite Sirvins tendría por detrás botones de hilo de colores.

Por nombrar también alguna pequeña decepción, las obras de Wölfli no me produjeron el efecto que esperaba. Ya había visto algunos de sus dibujos en las exposiciones traídas a Madrid y me habían dejado un poco indiferente. Ver en Lausanne varias de ellas reunidas debería haberme ayudado a meterme en el universo del autor, tan conocido y tan admirado y sin embargo, por alguna razón las obras no me decían nada.

Todo lo contrario me pasó con Henry Darger, que no me había interesado hasta ahora. Nunca me habían interesado los estereotipados dibujos de las niñas Vivian, por lo que no me había fijado en los escenarios con la atención que se merecen. Algunos de ellos tienen un largo desarrollo en el que se da un interesante juego con las escalas y las transiciones entre espacios. Algo parecido me sucedió con Paul Amar, tampoco en su caso había sabido ver más allá del kitsch de las esculturas compuestan con elementos marinos y pintadas con barniz de uñas. Ni siquiera cuando las trajeron al Círculo de Bellas Artes hace unos años. Por el contrario al verlas reunidas en la oscura sala que le dedica el museo de Lausanne, se desvela que en esos teatrillos hay algo más profundo y potente de lo que parece a simple vista. La mayoría estaban presentados dentro de cajas de cristal e iluminados con varias bombillas escondidas entre las conchas de modo que parecían una especie de acuarios con submundos del otro lado del espejo.

Se puede ver un video con algunas de sus obras  aquí.

paul_amar

Paul amar

Fuentes de las imágenes:

Henry Darger
Paul Amar

Etiquetas: , , , , , ,

  1. Qué casualidad, mañana mismo vamos a Lausanne para visitar esta increíble colección. Sería interesante que pudiéramos intercambiar opiniones así que te dejo mi dirección de correo por si te apetece que estemos en contacto. En cualquier caso, enhorabuena por tu blog!

    23 / 06 / 23:33
  2. ¡Pero que muy a favor de Henry Darger! ¿Conoces más o menos por encima su biografía? Otro de los tuyos.

    25 / 06 / 12:05
  3. ¡Hola Kurt! de los míos y de los de Íñigo en cierto modo

    26 / 06 / 10:14
  4. Hola, compi de pádel. Sí, la biografía de H. Darger es interesante, vi un documental que salió en DVD hace un tiempo. ¿Habrá algún libro que reproduzca su obra? Tengo que poner menos énfasis en la potencia y más en la precisión, por cierto, recuérdamelo la semana que viene ;)

    06 / 09 / 00:02
  5. Hola a usted,
    José Manuel me pasó el enlace a un documental, imagino es el mismo: http://www.patiodebutacas.org/foro/showthread.php?t=4163 Hay varios libros sobre su obra pero hay que encargarlos por Internet.
    Discrepo en lo de la precisión aunque a lo mejor es por falta de alcance mía, que me limito a no tener la muñeca rígida como un sarmiento (con bastante poco éxito). De todos modos te lo recordaré.
    Curioso tu blog :)

    06 / 09 / 18:34

Deja tu comentario / Leave your Comment

+ -