¿Arte "outsider" vs arte "insider"?

Los nombres de artistas outsiders están escritos en cursiva…


Sandra Sheehy

Rosa Zharkikh

Jeanne Tripier

Andy Warhool

Heinrich Reisenbauer

Vanessa Losada

Marguerite Sirvins

Vanessa Losada

Madge Gill

Christopher Wool

Marie Rose Lortet

Michael Johanson

Bispo do Rosario

Sheila Hicks

Judith Scott

Sheila Hicks

Gabriel Urbach

Peter Doig

Chris Johanson

Meret Oppenheim

Hedwig Willms

Marcel Duchamp

Bispo do Rosario




Etiquetas: , , , , , , ,

  1. Genial entrada… me dispongo a perderme entre algunos nombres….

    26 / 01 / 11:30
  2. supongo que este post es la necrológica del blog, no? si la línea divisoria entre dentro y fuera es tan tenue que a veces desaparece, qué sentido tiene dedicar esfuerzos a separar una de la otra?

    ruego alguien me lo explique

    post comment image F
    02 / 02 / 18:47
  3. No, no es la necrológica del blog.

    Personalmente, aún no sé lo suficiente como para ser dogmática a favor o en contra de esta terminología. Intuyo que algo hay que hace que merezca la pena que exista. Por eso me intriga y disfruto cuestionándola. para aprender.

    Con toda la humildad, me permito recomendarte que no seas tan dogmático, se aprende mucho más.

    Gracias por tu visita y tu comentario.

    02 / 02 / 19:47
  4. tienes razón, debería ser menos dogmático. debería ser socialdemócrata y acabar viéndolo todo gris. o algo así

    no me gusta separar las cosas, nunca me ha gustado. prefiero aprender viendo cómo todo se relaciona entre todo, tejiendo una de esas redes fantásticas en las que caer atrapado, o un capullo del que salir transformado

    con toda la humildad, me permito recomendarte que no traces líneas divisorias, se aprende mucho más dando vueltas sin una ruta preestablecida

    gracias a ti por responder

    post comment image F
    04 / 02 / 21:15
  5. Post interesante, Graciela. Regreso pronto para comentar. Abrazo

    07 / 02 / 21:15
  6. Mmm… Pues yo me me permito una sugerencia. Por supuesto, habría que descartar que no ha habido ningún tipo de influencia y que el proceso creativo ha sido completamente independiente. Pero, dicho esto, sí me parece que hay una nota, en general, (excepto en el último caso, en cuya forma no cabe distinguir nada) que traza esa línea, por tenue que sea.

    Cuando observo a unos y otros, me parece que el sexto sentido que dota de un cierto aire de orden y armonía -incluso de reposición o redención de un orden oculto, si se quiere, (que ese orden se haya ido volviendo tremendamente individual es otra cosa, probablemente una de las razones de la antipatía que produce gran parte del “arte contemporáneo”)- ese sexto sentido, digo, me parece ausente en el llamado arte “outsider”. Qué sea ese sexto sentido ni yo mismo lo sé, pero es un sentido -y no un conocimiento- referente al equilibrio y la proporción… Pongamos un ejemplo: dos tipos están tomándose unas cañas en la barra de un bar. El primero está inmerso en la situación, “está donde está”, como solemos decir; pero el segundo, además de estar donde está, es capaz de observarlo todo “desde fuera” o “desde dentro”, decirse “qué bien lo estamos pasando” o “qué absurda situación”, etcétera. Pues bien, para mí el primero es como el artista “outsider”. ¿Cuándo da por terminada su obra? ¿Cuando su sexto sentido le dice “ahora” o porque se le ha acabado el espacio? Creo que una pregunta así sí es capaz de delimitar a unos y a otros. No soy ningún experto en esto, pero en fin, así es como lo veo de momento y estoy convencido de que no voy muy desencaminado.

    Saludos amistosos al foro de Graciela. (¡Hola, Graciela!)

  7. Hola Miguel Ángel!

    Confieso que he tenido que leerme tu comentario varias veces para seguirte… y aún no estoy muy segura de pillarte ;) pero creo que te refieres a la conciencia de lo que uno hace, a que lo que se llama arte outsider es “arte que no sabe su nombre”.

    Te digo lo que yo pienso respecto a esta categoría con la que me peleo cada día. Se delimita esa línea de la que habláis y es una línea dibujada sólo por aquéllos que se sitúan al otro lado. Esto es elitista, voyeur, reduccionista… lo que se quiera.

    Entiendo que el “arte outsider” como categoría artística cumple una función: reconstruir el Arte, que está al final de un ciclo absurdo. Algo que va a sonar cursi pero que está relacionado con aprender otra vez lo importante, el bien que nos hace crear porque sí.

    Una vez conseguido esto la categoría desaparecerá o se recoradará como una anécdota histórica, quedaran los artistas que locos o no, sean buenos.

    Sobre si hay algo estudiable que tienen en común las personas que se dan al arte sin tener formación, a menudo por necesidad, etc… yo pienso que sí.

    Ahora, te tiene que gustar Jung ;) si no, no verás nada.

    (Es medio broma)

    Cualquier otra observación o crítica decídmela, que vendrá bien para defender la tesis. Eso sí, con cariño por favor…

    Saludos!

    23 / 02 / 18:33
  8. Bueno, antes de nada decirte que todo lo que diga te lo diré con el máximo cariño, jeje…

    Y también otra cosa sin la cual puede que se malentienda buena parte de lo que dije. Eh… Por decirlo suavemente, a mí lo de las etiquetas “outsider”/ “insider” me parece una horterada. Eso para empezar. Y con eso quiero decir que me parecen muy ramplonas, ya que creo que pretenden decir más cosas que las que pueden. (Y en ese sentido estoy completamente de acuerdo contigo en que porque a alguien -probablemente por parte de un “crítico” o un “experto”- se le etiquete de una cosa o la otra no le hace ni mejor ni peor. El proceso creativo, desde luego, es mucho más complejo que eso.)

    Para puntualizar lo que dije, digamos que ése para mí es todo el sentido que pueden tener esas etiquetas, la fuente, por decirlo así, de la que viven. Lo que me parece es que esas etiquetas han sido infladas -quizá creadas ya por ellas- por otras connotaciones ajenas a esa cuestión: marginalidad, inadaptación, patologías… Aunque supongo que todo viene del tema de la “creatividad espontánea”, ¿no es eso? Gente ajena a toda formación que un buen día empieza a hacer sus propias cosas… En cuyo caso, la etiqueta de “outsider” me parece más hortera todavía… Precisamente por lo que tú dices: el valor de la obra es artístico, no académico. Pensar en la formación como algo ajeno a la propia vida es ya una aberración intelectual (así es como lo pienso). De hecho, toda formación que no haya sido VIVIDA, quedará falsa. El artista se nutre de la vida, de numerosas influencias que a menudo, incluso, ni siquiera son conscientes hasta que afloran… (Inventar una etiqueta en función de distinguir la naturaleza de esas influencias creo que es súper cool: las influencias proceden de todo.) Todo lo demás es pastiche, artificioso…

    Y, bueno, madre mía, veo que me vienen mil cosas más a la cabeza, pero será mejor que lo deje ya, jeje… Creo que así ha quedado más claro lo que digo… Si no, dímelo tú también, no te cortes. A veces es cierto que voy a 300 y, por atajar, puedo dar por sobreentendido -sin quererlo- cosas que, claro, no tienen por qué estar claras para los demás…

    Y nada. Jung, sí… Siempre ha estado merodeándome, pero nunca le he dicho que sí, jeje… No por nada. Supongo que durante una época en que estudié algo de psicoanálisis (especialmente, Freud y Reich)tuve bastante para algún tiempo… Y además, no sé qué profesor nos dijo que estaba muy mal traducido al español. De todos modos, ¿qué me recomendarías?

    Y ahora sí que sí.

    Un besete.

    23 / 02 / 20:58
  9. Hola Miki, perdona que tarde tanto en responder, voy de domingo en domingo…

    Me parece muy acertado lo que dices, y de hecho, me creas una crisis de estilismo, jeje, hablando en serio, tienes razón que lo de “arte outsider” es hortera. Tampoco me gusta “arte marginal” ni ninguna de las otras denominaciones que se usan. ¿qué hacemos? porque no puedo estudiar algo sin nombrarlo… y no voy a dejar de estudiarlo por no poder nombrarlo. Había pensado “matar” la etiqueta en las conclusiones…

    Un beso

    01 / 03 / 11:11
  10. Pues tienes razón… A mí no se me ocurre otra manera de llamarlo… Pero supongo que la necesidad de nombrarlo es por el contexto polémico en el que se sitúa… Así que supongo que lo mejor sería decir “el llamado “arte outsider”", jeje… Más que nada para señalarlo. Y cuando “mates” la etiqueta, lo puedes llamar “arte” y que se apañen, ¿que no?

    Un besete

    07 / 03 / 18:59
  11. Realmente las fronteras en el arte son por lo general, tan etereas, que creo que es en donde reside su atractivo.

    Fantastico el post.

    11 / 03 / 14:25
  12. Acabo de descubrir tu blog y me maravilla.
    Me parecen aportaciones muy interesantes y espero sacar algo de tiempo para dedicarle.

    02 / 12 / 14:11

Deja tu comentario / Leave your Comment

+ -