Archivo de abril de 2008

28 de abril de 2008

Calendarios para predecir el Juicio Final

amstrong_calendarios

Amstrong (Thomson, Georgia, 1911-1993) trabajó la mayor parte de su vida recogiendo algodón. Comienza a tener actividad creativa tres años después del fallecimiento de su esposa. Cuando dice haber sido visitado por un ángel que le pide que averigüe el día del Juicio Final.

Amstrong afronta esta misión construyendo calendarios bi y tridimensionales que le ayudan a calcular el Apocalipsis. Los artilugios, un total de más de 1500 piezas, adoptan todo tipo de formatos. Construye cajas de madera irregulares, y suele servirse de papel y pizarra, así como de objetos encontrados: buzones, urnas, cajetillas de cigarros…

Llama a su técnica pictórica “taping”. Ésta consiste en escribir signos tipográficos en rojo sobre superficies pintadas de blanco. A veces introduce otros colores, sobre todo para determinar las zonas de pasado y futuro.

Utilizando su conocimiento del tiempo y su don de la predicción realiza también algunos esquemas de inversiones.

20 de abril de 2008

La máquina curativa






El granjero Emery Blagdon creó a escondidas de sus vecinos unas cien pinturas y cincuenta esculturas de acero. Esta ocupación le llevo los últimos 30 años de su vida.

Blagdon pensaba que sus creaciones desarrollaban un campo magnético que podía curar varias enfermedades, por ello llamó al conjunto de sus creaciones The Healing machine

No sé por qué, simplemente funcionan

12 de abril de 2008

Wonder rooms

Gabinete de curiosidades. Fuente: http://microcosms.ihc.ucsb.edu/essays/index.html

En los siglos XVI y XVII aparecieron las Wunderkammer, Wonder rooms o gabinetes de curiosidades. Se trataba de habitaciones en las que se recogían objetos curiosos de todo tipo, a menudo procedentes de las exploraciones y descubrimientos de la época.

En ellas el coleccionista establecía categorías, jerarquías y analogías entre los objetos. Recreando un universo en miniatura, un microuniverso.

A lo largo del SXVIII las Wunderkammer tienden a desaparecer y cobra fuerza un nuevo concepto: el museo. En él pierde importancia el papel del coleccionista, se segrega el conocimiento en disciplinas y se abre al público en general.

El mundo en miniatura de las Wonder rooms ayudaba a comprender la inmensidad del macrocosmos. Gracias a la posesión de objetos y su asimilación se accedía a una representación del mundo que le proporcionaba al coleccionista la sensación de control y poder sobre el inmenso mundo exterior.

El concepto de Wonder room sigue fascinándonos en nuestros días. Existen seguidores de coleccionistas célebres que forman sociedades para descubrir rarezas de todo tipo. Un ejemplo es la sociedad que gira en torno a Athanasius Kircher También artistas como Kiki Smith se han interesado por el término y han tomado prestado el concepto como inspiración para sus instalaciones.

Esa ilusión de control que proviene de descubrir y poseer fragmentos del mundo reside también en muchos artistas outsider que acumulan objetos diversos que a menudo terminan formando parte de sus creaciones. Algunos de ellos son Mary Proctor, Grandma Prisbey, Bodan Litnansky, Gabin Bennet…

Creo que incluso este blog puede responder un poco al mismo principio.

6 de abril de 2008

Hombres pájaro

Al traducir la palabra birdman para el título del post me he encontrado con el eterno problema del masculino genérico. He dudado en poner personas-pájaro, que no queda nada bien, y al final he caído en que los intentos estrambóticos por volar suelen ser desempeñados por hombres, o al menos yo no sé de ninguna mujer.

Supongo que para bien o para mal somos más realistas.

A continuación algunos de los múltiples intentos fallidos por volar. Terminamos con un artilugio moderno que se llama “wingsuit”.

Besnier, 1678

Marquis de Bacqueville, 1742

Bourcart, 1866

Dandrieux, 1879

Degen, 1812

Letur, 1852

De Groof, 1864

Bréant, 1854

Trouvé, 1870

Loup, 1852

Moy, 1875

Goupil, 1883

wingsuit